Saltar al contenido
Invertir

Cómo invertir en bolsa

inversiones-financieras

¿Cómo empezar a invertir en bolsa?

Si estás empezando o quieres invertir en bolsa, necesitas conocer los aspectos fundamentales para que inviertas tu dinero de forma adecuada. También tienes otros tipos de inversión según tu economía.

Aunque el monto de la inversión sea pequeño, debe recordarse que es posible que no se necesite el capital o dinero en un futuro próximo. Se recomienda que no se invierta en bolsa hasta que no puedas pagar los gastos corrientes y constituir un fondo de emergencia para cualquier gasto imprevisto. Entonces, la cantidad a invertir será la que puedas permitirte, y no se producirá una pérdida de equilibrio de tus finanzas.

Invertir en bolsa es más fácil de lo que piensas

Invertir en bolsa es más fácil de lo que piensas. Parece que invertir en bolsa solo es para ricos y eso no es así. Realizar inversiones en bolsa está al alcance de cualquiera de nosotros, incluso los que no estamos en las élites de las grandes fortunas.

No tienes que ser un lince de las finanzas, únicamente tienes que utilizar el sentido común y tener una pequeña formación en finanzas y conocer algunas reglas para poder generar ingresos pasivos que te permitirán poner al día tu economía, disfrutar de ese viaje, de tu tiempo y mucho más…

No compares la bolsa con un casino

No debes precipitarte ni tener prisa, llegar y besar el santo en ese sector, no funciona. Invertir en bolsa es hacer crecer tu capital y patrimonio en el tiempo. Sin prisa y haciendo las cosas bien. Para generar ingresos estables pasivos necesitas tiempo.

En contra del mito, se recomienda encarecidamente comenzar a invertir en bolsa de menos a más y no apresurarse a ganar experiencia y habilidades. Para ello, lo mejor es comenzar con una pequeña inversión.

Todos los días, los inversores más experimentados y ricos se encuentran con los mercados de valores más recientes y más pequeños, y las reglas de todos son las mismas. Todos tienen espacio para actuar de acuerdo con sus propias habilidades y metas establecidas por ellos mismos. Debe quedar claro que puedes empezar a invertir con un presupuesto más conservador sin un límite inferior.

Fórmate

Generalmente, los inversores novatos tienen muy poco conocimiento del mercado de valores. Por tanto, se recomienda invertir en formación antes de empezar. La inversión no es necesariamente económica, se puede invertir en tiempo: Internet es una gran herramienta para adquirir y compartir conocimiento, leer a los expertos en inversiones, aprender de muchos sitios web educativos gratuitos, etc.

Existen muchas oportunidades de capacitación que debes aprovechar.

Nadie nace sabiendo y te toca aprender. Intenta leer libros relacionados con las inversiones en bolsa, haz alguna formación que sea interesante y que de verdad te ofrezca garantías. Debes conocer su funcionamiento, en qué consiste invertir en dividendos, un fondo de inversión, etc…

Ten en cuenta que nunca se deja de aprender en este sector tan dinámico. No intentes o pretendas saberlo todo en tus primeros pasos. Con el paso de unos años verás todo lo que has ido aprendiendo, y tus pensamientos serán diferentes por los conocimientos y la experiencia adquirida.

¿Qué intenciones tienes como inversor?

El tiempo y el dinero invertidos en la formación dependen de las intenciones y capacidades de los inversores novatos, pero ya no existen barreras para la formación gratuita online o presencial en el mercado de valores.

Independientemente de si has invertido en uno de los cursos anteriores, algunos de los bancos con los que tratarás proporcionarán expertos comerciales profesionales que te ayudarán a explorar los entresijos del mundo comercial.

Los medios proporcionan análisis de mercado diarios por expertos independientes, lo que es muy útil para el seguimiento y la autoformación.

Crea un colchón de gastos

Tienes que contar con un colchón de gastos. Es decir, una cantidad de dinero suficiente que cubra tus gastos durante unos meses. Eso va a depender de lo conservador que seas, si tu trabajo es estable y de tu capacidad para ahorrar, entre otras cosas. Sea como sea, tienes que tener un colchón que se ajuste a tu realidad, no a la que te cuenten otros.

Ese colchón debes tenerlo en una cuenta bancaria donde tengas un acceso rápido para cubrir imprevistos. No utilices ese dinero (colchón) para comprarte un Ipad o irte de fin de semana. Para esto, tu dinero debe salir de tus ahorros personales y no de lo que tienes como colchón.

Ahorro

Cuando estás pensando en invertir en bolsa, es porque tienes un dinero que no vas a necesitar en un corto-medio plazo. Es decir, un dinero que de no tenerlo puedas continuar con tu vida sin preocupaciones.

Por lo tanto, es necesario contar con ese colchón de imprevistos y tener claro para lo que sirve.

El ahorro es necesario. Ahorrar es tener menos gastos de lo que se ha ingresado. Si no haces esto no podrás invertir. Y lo recomendable es que no lo hagas si vas muy justo con tu economía.

Configura una estrategia que se adapte a tus necesidades

Tienes que preguntarte por qué quieres invertir en bolsa, cuál es tu objetivo. Esto te permitirá poner foco y trazar una estrategia objetiva.

Es importantísimo definir lo que quieres conseguir y cómo lo vas a conseguir. Si esto está claro, es mucho más sencillo ir superando los obstáculos que te irás encontrando por el camino.

Las estrategias son muchas y no hay una estrategia perfecta. Debes pensar en la que mejor se adapte a tus circunstancias económicas del momento, de tu vida, gustos…

La estrategia elegida será tan válida como cualquier otra, porque será la que mejor se adapta a ti. Escucha críticas constructivas, asesórate y habla con personas que ya llevan un tiempo haciéndolo y les genera resultados positivos.

Es importante que estés convencido y que lo hagas por tu propia iniciativa. Sé flexible con la estrategia, pero no cambies constantemente, es un error muy común que te puede llevar a perder tu dinero y a no poder seguir invirtiendo.

El ser flexible te va a permitir a ajustar las cosas que te harán ir puliendo tu estrategia. Ya sea en tranquilidad para ti o en rentabilidad. Existen cientos de estrategias.

Elige un broker

El bróker es el encargado de llevar a cabo las operaciones financieras que los clientes solicitan. Sin un bróker, no puedes invertir en bolsa.

Debes considerar, que no existe el broker perfecto, así que no intentes buscarlo. Tienes que hacer comparaciones con las opciones de las que dispongas y que se adapten a tus necesidades. Todo esto dependerá de tu capacidad de ahorro y estrategia.

Asegúrate de eso si tu estrategia es a largo plazo:

No tener comisión de custodia o se puede evitar: esta comisión se paga por el mero hecho de que un broker disponga de tu cartera de acciones. Existen brokers que te cobran de todas todas, con otros brokers las puedes evitar si se cumplen una serie de requisitos y otros no los tienen directamente.

Mucha gente prefiere pagar la comisión y así tener la seguridad en su cartera de acciones.

Si te vas a decantar por la estrategia de dividendo, no tiene comisión por cobro del mismo: esta comisión de compra/venta se abona una sola vez en la duración de cada operación. No obstante, si buscas los dividendos, los cobrarás durante la vida muchas veces. Pepsi te pagará cuatro veces al año, Realty Income todos los meses, Disney dos veces al año…

Por lo tanto, pagar una comisión de por vida, no es lo más acertado.

Te mostramos aquí algunos de los brokers que son más habituales como: ING, ClicTrade, Self Bank, Interactive Brokers o Renta4.

Crear un listado de empresas

Si tu estrategia pasa por comprar acciones de empresas, una vez hemos adquirido la formación necesaria y habiendo creado nuestro colchón de gastos, es hora de ponerse manos a la obra.

Lo siguiente es crear un listado de empresas potenciales para entrar en nuestra cartera.

Esta lista requiere un gran trabajo en esfuerzo, tiempo y atención. Todo el tiempo que ahora dediques a esta búsqueda lo notarás después por todo el tiempo que vas a ahorrar. No lo hagas con prisa y tómate tu tiempo. Para invertir en bolsa debes comenzar con buen pie y tomarte todo muy en serio y con mucha disciplina.

Diversificar

Diversificar es primordial y obligatorio a la hora de hacer inversiones en bolsa. Tienes que crear una cartera modelo que esté lo mejor diversificada posible:

  • No realices todas las compras al mismo tiempo, deja espacios entre cada una de ellas
  • Sectores
  • Monedas
  • Países

Al diversificar la rentabilidad se ve algo mermada, pero los errores de inversión son muchísimo más bajos. La conclusión pasa por la diversificación ya que te protege de los errores que puedas cometer. Nadie sabe que puede hacer una cotización el día de mañana, por lo tanto, nadie sabe si Coca Cola o Pepsi lo hará mejor o a la inversa.

Al diversificar y comprar las dos, lo más probable es que las dos lo hagan bien en un largo plazo como hasta ahora. No pongas todos los huevos en la misma cesta.

Fiscalidad

No tienes que ser un experto en fiscalidad, pero deberías tener unas nociones básicas para invertir en bolsa. Esto te ayudará a tomar mejores decisiones.

Todo va a depender del tipo de estrategia, ya que tendrás más o menos obligaciones en cuanto a la complejidad.

Conclusión

Hacer inversiones en bolsa es más fácil de lo que puedes pensar. Ten en cuenta que no existe una sola manera de hacerlo y cada cual debe encontrar la estrategia que más se adapte a las circunstancias personales del momento.

Ten paciencia, esto es una carrera de fondo y de nada sirve llegar cuanto antes al kilómetro 200 sin haber pasado y haber hecho paradas en el kilómetro 10, 15 y así sucesivamente.

Si vas a invertir no olvides en tener en cuenta todo lo que has leído en este post. Sé riguroso, calculador, disciplinado y sobre todo, diversifica.