Saltar al contenido
Invertir

Invertir en Startups

acciones-startups

Si te sientes atraído en la posibilidad de invertir en startups seguro que estás viendo cuál es la mejor opción del momento y quieres ampliar tu información al respecto. En este post te vamos a dar claridad para ayudarte en la decisión.

¿Por qué invertir en startups?

Con la situación actual los tipos de inversión más tradicionales están generando unas rentas bastante contenidas, cuando no negativas. Es de suma importancia mirar hacia otros horizontes e intentar buscar otros activos en los que invertir nuestro dinero con buenos potenciales de rentabilidad, teniendo en cuenta que a cuanto mayor potencial de renta, mayor riesgo conlleva la inversión.

  • ¿Qué sectores tienen mejores opciones?
  • ¿Cuáles son los que más opciones de escalar tienen?
  • Y en un futuro, ¿cuáles funcionarán mejor?

Seguro que tienes estas preguntas en mente, pero tranquilo, vamos a aclararte todo. Aquí tienes un listado con muchos de los sectores en los que puedes invertir parte de tu capital.

Basados en economía colaborativa

Comentarte que este sector está algo salpicado de polémica, ya que apunta a una nueva burbuja de emprendimiento y se hace complicado conocer que es realmente una economía colaborativa.

No obstante, la economía colaborativa trata de un segmento de negocio donde cada vez se hace más presente.

Aquí te detallamos algunos ejemplos:

Apps del negocio de la segunda mano. Si llevas tiempo siguiendo este tipo de marcas, habrás observado datos interesantes como los 40 millones levantados por Wallapop o la venta de Mil anuncios por 100 millones de dólares, solo por citar algunos casos.

Es evidente que la venta online de productos de segunda mano no para de crecer y más aún en España.

Alquiler de productos. También comienzan a tener popularidad no solo la venta de artículos de segunda mano, también las compañías de alquiler de productos entre personas que residen cerca de ti como Relendo.

Empresas de transporte. Conocerás empresas como Uber o Blablacar, que en los últimos tiempos han disparado su valor.

  • Blablacar ha levantado una ronda de cien millones y se está haciendo con organizaciones de la competencia.
  • Uber ya tiene un valor de mercado de cincuenta millones de euros.
  • Cabify ha percibido dieciséis millones de dólares desde el año 2011, entre sus inversores están los ideadores del gigante de las redes sociales, Facebook.

Entre otras alternativas a Blablacar nos encontramos a: Amovens, Carpooling, Bluemove… 

Alquiler de apartamentos. Si ya has oído hablar de la polémica desatada alrededor de Uber, también habrás oído comentar casos como el de airbnb, que se encuentra en una batalla legal en los países donde actúa.

Sea como sea el resultado final, es cierto que estas tendencias siguen estando al alza en internet. Un ejemplo lo tenemos con el empresario y hotelero Kike Sarasola, que, ante los competidores de este tipo de servicios, lanzó BeMate.

Trabajos pequeños. No podemos obviar la proliferación de portales donde encuentras a personas que realizan pequeños trabajos temporales. Este tipo de startups están haciéndolo muy bien. La última ronda de financiación de Etece ascendió a 450.000 euros.

Un caso que también es interesantes es el de Helpling, que está en plena expansión en Europa con 42 millones de euros en sus arcas.

Analiza el mercado antes de invertir

Entregas rápidas

Otro de los últimos sectores en apuntar fuerte y que está animando a muchos inversores, son los negocios de entrega rápida. Estos han sido influenciados por iniciativas como Amazon Fresh o Google Shopping Express, que en los últimos años han brotado diversas organizaciones especializadas en el reparto de todo tipo de artículos y productos en un mismo día o en horas.

Uno de los ejemplos más notorios quizás sea el de Instacart, una startup que te realiza la cesta de la compra diversificando en varios supermercados y te lo acercan a tu casa en un tiempo muy reducido, en unas dos horas.

Aquí en España existen ejemplos similares, como Comprea, esta aspira a ser el Instacart español, mientras disputa con la legislación para procurar ofrecer el servicio de chófer, lanzando en la ciudad condal Uber Eats.

Fintech

Esta es seguramente una de las mejores apuestas no solo en el corto plazo, sino a medio o largo plazo también. Son startups que aspiran a cambiar los servicios financieros e inversión por medio de la tecnología Grosso modo. Estos servicios fintech se pueden dividir en algunos tipos como:

Programas y aplicaciones que ayudan a las personas a manejar sus cuentas: gastos, presupuestos, ingresos, vacaciones…

Intercambio de divisas. Estas permiten alcanzar mejores tipos de cambio en diversos sectores, como las matrículas de estudiantes (PeeTransfer) o empresas como (Kantox).

Inversión. Este es un sector donde se plantean aproximaciones más fracturadas, con automatización de gestiones inteligentes de inversión en derivados (WealthFront) o la inversión en startups.

Pago con móvil. El dinero es de las pocas cosas que se continúa manejando de forma mayoritaria en offline por poco tiempo y por lo tanto puede ser una gran mina. Está disminuyendo el dinero en efectivo, por comodidad o por política, con lo que pagar con el móvil es más habitual en esta sociedad plagada de tecnología, ya que tener un móvil de última generación es más que eso, es una herramienta para llevar a cabo cualquier tarea de nuestra vida diaria.

Otro sector en alza y que comienza a ser tendencia, es todo lo relacionado con el insurtech, la tecnología aplicada a los seguros.

El internet de las cosas

Si internet forma parte ya de nuestras vidas, ¿por qué debería estar tan presente? El sistema de climatización, grifos, frigos, iluminación… casi todo puede estar conectado a internet si conseguimos mejorar nuestra calidad de vida y ser mucho más eficientes.

Dentro de todo lo que engloba el internet de las cosas, la salud merece un espacio destacado. No solo por su aportación tan evidente en la sociedad, sino por la revolución que significa dotar de tecnología un sector tan tradicional y poco cotidiano.

No tienes más que ponerte a averiguar las tecnologías que en este campo se están desarrollando, podrás comprobar que existe de todo: médicos 24 horas en el móvil, equipos que miden el ritmo cardiaco, apps para diabéticos, monitorización de pacientes a domicilio, tiritas que miden la temperatura… Un gran abanico interminable, aunque lo mejor está por llegar.